De muy grave se calificó ayer en el consejo de seguridad celebrado en el despacho gubernamental al hacer referencia a la situación que presenta la comunidad Hitnú en su asentamiento de Bocas del Ele, donde la presencia de alias pescado, un bandido renegado de las Farc y los integrantes de su cuadrilla de forajidos están sembrando el terror con la intimidación a los aborígenes que está generando  desplazamiento.

 

El gobernador Alvarado Bestene adelantó que se está convocando una reunión urgente con líderes de las etnias del Departamento donde se evaluará la situación e implementarán acciones que garantícen la permanencia de los indígenas en sus feudos y se ponga freno a los grupos criminales que pretenden despojarlos de sus territorios ancestrales.

 

El mandatario comparó lo que está presentandose con los Hitnú a lo que ya está sucediendo en el Cauca y recalcó que esa situación se torna en una bola de nieve que genera temor en las comunidades étnicas del Departamento.

 

En esta ciudad ya hay dos familias desplazadas que cuentan con el apoyo de la administración municipal; dijo el funcionario de asuntos indígenas, Manuel Jajoy Jacanamijoy, quien advirtió que de no tomarse acciones inmediatas podría presentarse un desplazamiento masivo hacia la ciudad capital.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *