Una gestión de alto nivel que se desplegó durante el fin de semana dio frutos al comenzar la presente para dar solución parcial a la crisis provocada por el cierre de la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatal del Hospital San Vicente de Arauca, donde se atiende lo recién nacidos en observación especial.

 

 

En la acción institucional que dirigió directamente el gobernado Ricardo Alvarado, participaron el presidente delegado ante la junta directiva del centro asistencial, Manuel Calderón, el director del hospital Luis Enrique Ballesteros y funcionarios de la unidad de salud y de la ESE, produjo resultados positivos, que fueron anunciados hoy.

 

 

Hasta comienzos del próximo año está garantizado el servicio en el área de atención a Neonatos en estado crítico, en el hospital San Vicente de Arauca, luego del inesperado cierre por cerecer de insumos para su operación.

 

 

El director del centro asistencial, Luis Enrique Ballesteros Sanguino, destacó la intervención de la Procuraduría, gestión que resultó fundamental para el apoyo de muchos estamentos y el Gobierno a través de la Unidad de Salud, que decidió asignar una partida para adquisición de los insumos necesarios para reabrir la UCI.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *