Ecuador anunció el domingo que retiró casi 800 cuerpos de personas que fallecieron en sus viviendas en las últimas semanas en Guayaquil, epicentro del coronavirus en el país, tras colapsar los sistemas hospitalario y funerario por la pandemia.

 

 

El responsable señaló luego a través de su cuenta en Twitter que esa fuerza de tarea conjunta, que opera desde hace tres semanas, hizo el levantamiento legal de 771 muertos en viviendas y 631 en hospitales, cuyas morgues están colmadas.

 

 

Las autoridades, que ahora enfrentan denuncias de personas que reclaman los cuerpos de sus familiares muertos en medio de la pandemia, han sepultado a unos 600 de esos fallecidos.

 

 

Wated no detalló las causas de esas 1.400 muertes ocurridas durante la emergencia sanitaria por la pandemia, que en Ecuador deja 7.500 casos, incluidos 333 decesos según cifras oficiales, desde que fuera declarada la presencia del virus el 29 de febrero.

 

Casos sospechosos de coronavirus

El reporte oficial sobre la situación por el coronavirus en la nación, donde el primer caso correspondió a una migrante ecuatoriana que regresó de España, detalla también hasta el domingo otros 384 casos de personas que probablemente murieron por el virus, pero que no fueron sometidas a tests en vida ni sus cuerpos fueron objeto de autopsias para determinar un eventual contagio.

 

 

La provincia costera de Guayas concentra un 72% de los infectados. Y en su capital, Guayaquil, hay alrededor de 4.000 enfermos, de acuerdo con el gobierno nacional.

 

 

Ante la situación, los guayaquileños difundieron por redes sociales videos de cuerpos abandonados en las calles y mensajes de auxilio de familiares para enterrar a sus muertos.

 

 

El gobierno ecuatoriano también asumió la labor de sepultar cuerpos ante la imposibilidad de sus familiares de hacerlo por diversos motivos, entre ellos económicos.

 

 

Desde Guayaquil, en una rueda de prensa virtual, Wated señaló que los restos de 600 personas plenamente identificadas han sido sepultados en dos cementerios de la ciudad.

 

 

Las inhumaciones se realizan sin acompañamiento de allegados de las víctimas y sus nombres figuran en un portal electrónico creado por el Ejecutivo para que los deudos sepan donde están enterrados sus familiares.

 

“No tenemos extraviados”

Vecinos del cementerio de Pascuales han divulgado videos sobre vehículos de carga remolcando contenedores refrigerados que ingresan al camposanto, escoltados de policías.

 

 

Ante la falta de capacidad en las morgues, la alcaldía de Guayaquil dispuso varios contenedores para convertirlos en depósitos de cadáveres fuera de hospitales y de la policía forense.

 

 

En medio de esta trágica situación, varias personas reclaman los cuerpos de sus allegados. Wated expresó: “No tenemos casos de (cuerpos) extraviados”.

 

 

Blanca Reyes, una comerciante de 45 años, indicó a la AFP que fue informada hace dos semanas de la muerte de su padre hospitalizado en el sanatorio Los Ceibos, el más importante de Guayaquil y destinado a los contagiados de la covid-19.

 

 

“Estoy pidiendo a las autoridades competentes que, por favor, me ayuden a encontrar a mi padre, quien en vida fue una excelente persona, dedicada al arbitraje (de fútbol)”, declaró la mujer.

 

 

La seguridad de la morgue en ese hospital debió ser reforzada luego de que perdieran las identificaciones de 13 fallecidos, luego de que familiares irrumpieron en el lugar y removieron sin autorización algunos cuerpos, según el diario El Comercio.

 

 

Wated anticipó hace dos semanas que “los expertos médicos lamentablemente (…) estiman que los fallecidos en estos meses llegarán a entre 2.500 a 3.500 por covid, solo en la provincia de Guayas”.

 

 

Guayas es la provincia que más aporta al PIB de Ecuador (27%) y Guayaquil es el principal centro comercial del país.

 

Fuente: AFP

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *