Seis meses después de entregar la Alcaldía de la capital araucana, el abogado Benjamín Socadagüí Cermeño decidió aclarar varios aspectos por los que le cuestiona la actual Administración.

 

 

Al romper su silencio, aclaró que no hay enemistad ni mucho menos enfrentamiento con el actual mandatario Édgar Fernando Tovar y señaló en cuanto a la alimentación para los ancianos, que en el presupuesto está especificado el rubro y los recursos provienen del recaudo por concepto de la estampilla pro-adulto mayor.

 

 

Denunció Socadagüí Cermeño que en las obras del centro de la ciudad no se han pagado anticipos a los contratistas como tampoco las actas parciales.

 

 

Recordó el exalcalde araucano que dejó más de cuatro mil millones de pesos para asegurar el transporte escolar este año.

 

 

En síntesis, Socadagüí Cermeño reveló que dejó orden en la casa en cuanto a una serie de programas y proyectos de infraestructura que no se han visto claramente en esta Administración.

 

 

Dijo Socadagüí que el puente El Tábano-Villaluz, es realmente un box Coulvert y se dejó en ejecución. Manifestó que no entiende por qué a los contratistas se les cayó la alcantarilla en el sector de Llano Alto y la alcaldía omite el control mediante la interventoría y aseveró que él no contrató puentes, sino alcantarillas en diferentes sectores de la capital araucana que todavía no se han ejecutado.

 

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *