Este 18 de diciembre se llevó a cabo una histórica sesión en la Cámara de Representantes de Estados Unidos en la que los legisladores aprobaron los cargos contra el presidente Donald Trump por abuso de poder y obstrucción al Congreso, lo que da paso a que avance un juicio político en su contra en el Senado de EE. UU.

 

 

La Cámara baja, controlada por la oposición demócrata, decidió aceptar los cargos contra el magnate republicano, quien está acusado de supuestamente haber presionado a Ucrania para que investigara al exvicepresidente Joe Biden, uno de sus principales rivales de cara a las presidenciales de 2020.

 

 

Con esta histórica decisión, Trump se convierte en el tercer mandatario de los Estados Unidos en ser sometido a un juicio político.

 

 

Para el mandatario, la votación en la Cámara Baja no es “más que un intento de golpe de Estado ilegal y partidista” motivado por el resentimiento y acusó nuevamente a los demócratas de ser “incapaces de aceptar el veredicto de las urnas”.

 

 

Al inicio del debate, el legislador republicano Tom Cole dijo que este era un “día triste”, descalificó el proceso como “partidista” y acusó a los demócratas de llevar a cabo un procedimiento apresurado.

 

 

Desde horas previas al inicio de la votación, en ciudades como Nueva York, Boston, Nueva Orleans y Los Angeles, manifestantes a favor del juicio político salieron a las calles con carteles y arengas contra Trump.

 

 

Al respecto, en la mañana Trump había asegurado en Twitter en que no hizo “nada malo” y sería juzgado por la “izquierda radical”. Su pronunciamiento se dio un día después de que enviara una amarga carta a la líder de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, diciéndole que “la historia la juzgará duramente” por el proceso.

 

¿Juicio político contra Trump avanzará en el Senado?

 

Hay pocas posibilidades de que el proceso contra Trump avance en el Senado, donde probablemente se abrirá el proceso en enero. Se espera que Trump sea absuelto, pues se necesitan al menos 67 votos para destituirlo y los republicanos ostentan 53 de los 100 escaños.

 

 

En el Senado han sido juzgados dos presidentes en la historia: Andrew Johnson en 1868 y Bill Clinton en 1998, ambos exonerados. El republicano Richard Nixon, involucrado en el escándalo Watergate, prefirió renunciar en 1974 antes de sufrir este escarnio.

 

 

 

Varios testigos confirmaron ante el Comité Judicial de la Cámara Baja las presiones para obligar a Kiev a anunciar la apertura de una investigación por corrupción contra Biden y su hijo Hunter.

 

 

William Taylor, embajador estadounidense interino en Kiev quien dejará el cargo a fin de año tras cumplirse un límite legal de 200 días, aportó un testimonio fundamental al afirmar que a Trump “le importaba más” que el gobierno ucraniano investigara a Biden que la situación en Ucrania, en conflicto contra separatistas prorusos en el este.

 

 

La Casa Blanca se negó a cooperar con la investigación, la que calificó de “inconstitucional”, y prohibió a varios de sus asesores dar testimonio.

 

Por esta razón, los demócratas lo acusan tanto de haber abusado de su poder para beneficio personal como de haber obstruido el trabajo del Congreso.

 

Trump, convencido en que ganará las elecciones en 2020

 

Trump está convencido de que resultará a la postre beneficiado. En un tuit, señaló que una reciente encuesta del diario USA Today lo da ganador en las elecciones de 2020 contra todos los posibles candidatos demócratas.

 

Algo “difícil de creer (…) después de tres años de esta caza de brujas”, escribió. Pero “los estadounidenses son inteligentes, ¡ven nuestra maravillosa economía y todo lo demás!”.

 

FUENTE: Sistema Integrado Digital con información de AFP

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *