El Director Territorial de Corporinoquia, Carlos Sandoval Jerónimo analizó junto al Presidente de la Asociación de Cabildos y Autoridades Tradicionales del Departamento de Arauca, Víctor Chivaraquiva,  las acciones a tomar con el aborigen que hace unos días cazó y desmembró a un oso de anteojos en la Vereda Playas del Bojabá.

Carlos Alberto Sandoval, indicó que se definió para el próximo lunes tres de septiembre reunión con los siete cabildos que tienen jurisdicción en el Municipio de Saravena, asimismo avanzarán en la agenda ambiental indígena, especialmente en la conservación de la fauna silvestre.

Ante el pronunciamiento del Ministro de Ambiente, Ricardo Lozano; quién exigió justicia, Corporinoquia puso el caso en conocimiento de la Fiscalía, sin embargo será el tribunal de justicia tradicional indígena el encargado de evaluar que tipo de sanción le impondrá al aborigen que realizo el hecho.

La suerte del indígena identificado como Raimundo, perteneciente al pueblo Uncaría, del resguardo de Valle del Sol de la comunidad U‘wa, en jurisdicción del Municipio de Saravena aún no está clara, ya que existen denuncias de la comunidad con respecto a la cacería constante, presuntamente para comercializar sus presas.

Si le juzga la justicia ordinaria, Raimundo, podría ser sancionado por ilícito aprovechamiento de los recursos naturales renovables cuya pena está estipulada entre 48 a 108 meses de prisión y una multa de hasta 35.000 salarios mínimos legales mensuales vigentes.

Adicionalmente esa pena podría aumentar de una tercera parte a la mitad, cuando las especies estén categorizadas como amenazadas, en riesgo de extinción o de carácter migratorioraras o endémicas del territorio colombiano.

“El indígena estaba invadiendo un predio de la Gobernación de Arauca y no vivía con el resto de su comunidad en el resguardo, además hizo el sacrificio de esta especie en vía de extinción en una reserva ubicada a dos horas de la casa, por eso tenemos la inquietud de si en este caso entraría o no a operar la justicia ordinaria. Es un asunto que debemos revisar y que le corresponde evaluar a las autoridades competentes”, explicó el Director Territorial de Corporinoquia, Carlos Sandoval.

Por su parte, Víctor Chivaraquíva, afirmó luego de la reunión que en este caso la justicia ordinaria no tendría injerencia, “Se está revisando el tema, pero serán los ancianos sabios los que determinarán qué clase de castigo se le impone”, manifestó.

El líder indígena aseveró que la sanción podría ir entre las tradicionales palizas hasta reparar la tierra para la vida por un largo periodo de tiempo, que podría ir entre los 8 y 10 años.

“Ahora culpan a los indígenas de las consecuencias que ha traído la intervención de los occidentales a nuestro territorio. Es fácil culpar a un indio que por necesidad tuvo que cazar para poderle dar de comer a los miembros de su familia (9 personas, aproximadamente), acotó.

El representante afirmó que antes había abundancia de especies y no era necesario cazar este tipo de animales, pero con la expansión de la frontera agrícola y la minería, entre otras circunstancias, los espacios tanto para los animales como para los propios aborígenes se han reducido.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *