Colombia tiene uno de los ejércitos más poderosos de América Latina, y para lograr esto, decenas de militares se rigen a un arduo entrenamiento para fortalecer aún más su capacidad operacional.

 

Según GlobalFirepower, Colombia ocupa el segundo lugar con mayor poderío militar en América Latina. Las Fuerzas Militares Colombianas cuentan con los más modernos centros de inteligencia que se dedican a poner en jaque a las organizaciones criminales dedicadas a todo tipo de delitos.

 

“La Escuela Militar tiene que formar hombres fuertemente entrenados y eso nos exige que nos adaptemos lógicamente a las circunstancias del terreno. Se hace necesario que los alumnos se fortalezcan físicamente”, destacó el Teniente Coronel Rolando Barajas Silva.

 

En el fuerte Tolemaida, ubicado en el municipio de Melgar en el departamento del Tolima, opera uno de los lugares de entrenamiento táctico y técnico que fortalece la función de los militares en clima cálido, allí, sin importar los más de 40 grados centígrados hombre y mujeres cumplen con el plan de instrucción y entrenamiento.

 

“El entrenamiento sirve para adquirir y tener unas destrezas, diferentes capacidades en el área de operaciones que sirven de apoyo a las unidades que son importantes para las futuras operaciones”, comentó el Cadete César Leguizamón.

 

 

Poner las destrezas al límite, es el objetivo para poder adaptarse a la capacidad logística y geográfica con el fin de llevar cabo contra los distintos grupos ilegales al margen de la ley.

 

“Tenemos pistas de inteligencia, tenemos supervivencia, supervivencia de combate en el agua, pruebas de confianza como el salto de la plataforma a alto aéreo. No se imaginan lo que nosotros tenemos que desarrollar para poder ejercer nuestra carrera”, dijo la Cadete Paula Andrea Sanabria Herrera.

 

Cada uno de los ejercicios militares buscan disminuir al mínimo posible las dificultades múltiples y complejas propias orientadas a entregar herramientas adecuadas y seguras al mando para ser usadas en el proceso de decisión en forma rápida y efectiva contra una amenaza altamente adaptable, que se puede presentar en campo.

 

Para esto, recorridos de 9 kilómetros de una caminata nocturna, son una de las exigentes pruebas que tienen que pasar los cadetes de la Escuela Militar General José María Córdoba, para llegar a ser los futuros oficiales del Ejército Nacional.

 

“Consta de la preparación táctica y técnica de los diferentes cadetes para que, en un futuro próximo, como líderes se logren desempeñar de la manera más asertiva”, reveló el Cadete Oscar Fabian Agudelo Carrero.

 

Una preparación estratégica e integral de cada uno de estos héroes de Colombia. “Lo práctico, que necesitamos llevar a cabo más adelante en nuestra en nuestra carrera, y nos sirve para implementar el ejercicio del mando y saber cómo mandar y ejercer las órdenes establecidas”, indicó el Cadete Juanita Quilindo Hacha.

 

Un ejército dotado con diferentes centros de control y sofisticados equipos y servicios de inteligencia, que aportan a una mejor Colombia.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *