Ante cualquier pronóstico, Bioenergy culminó la zafra 2020-2021 con resultados que batieron récords e hicieron historia en una compañía que estaba destinada a la liquidación, pero que hoy, gracias a un proceso de salvamento implementado, es ejemplo de resiliencia y adecuada gestión empresarial.

 

 

El primer hito se registró en la cosecha, por primera vez en la historia de la compañía se recolectaron e ingresaron a la planta El Alcaraván 1.022.586 toneladas de caña de azúcar, lo que significa un aumento del 37,6%% con relación a la zafra anterior. “Teníamos prevista una meta inicial de 813.971 toneladas, la cual alcanzamos sin contratiempos, posteriormente, gracias a una desviación positiva, ubicamos el objetivo en las 900 mil toneladas, pero hoy vemos que sobrepasamos el millón de toneladas, un registro que queda para la historia”, afirmó el presidente Liquidador, Rubén Darío Lizarralde Montoya.

 

 

En cuanto el objetivo de negocio, el Etanol, las cifras también rompieron todos los récords. Para la zafra 2020-2021 la producción del biocombustible se ubicó en los 72.428.969 litros, la más alta de toda la historia de la compañía, siendo 44,1% más alta que el registro anterior cuando se elaboraron 50.244.217 litros.

 

 

Por su parte, en cuanto a cogeneración, con corte al cierre de la zafra, se llegó a los 128.189 MW-h y se vendieron de esta cifra 83.482. “Estos datos evidencian, por un lado, que el plan de salvar la empresa en vez de liquidarla era el camino indicado; esta planta es una de las más modernas de Suramérica y haberla desmantelado no tenía sentido, por otra, muestra que con adecuada gestión y compromiso de todo un equipo de trabajo es posible alcanzar los objetivos; hoy no solo tenemos una empresa en pie, sino produciendo, aportando al desarrollo de la Altillanura Colombiana (Orinoquía) y generando empleo con un desarrollo sostenible claro” puntualizó Lizarralde Montoya.

 

 

 Ahora se inicia un periodo denominado “Interzafra” donde se empieza la puesta a punto del campo y sus cultivos para fortalecer la caña de azúcar, se revisan y adecúan los equipos de industria, se realizan capacitaciones a los equipos y se empieza la planificación agrícola, así como operativa para el próximo reto.

 

 

Según el presidente Liquidador, Bioenergy no se puede quedar con las cifras ya registradas, “si bien los resultados son extraordinarios e históricos, se debe pasar de la celebración a la planeación, estos números muestran la capacidad que tiene Bioenergy para producir el 25% del etanol del país. El trabajo no termina y los retos que se observan son enormes”. 

 

 

Por último, Lizarralde Montoya no dejó de agradecer a todos los que creyeron en el renacer de Bioenergy, puntualmente destacó al sector financiero (Bancolombia) que apoyó con créditos y a Chevron, Primax, Biomax, Petrobras, Terpel y Brenntag, los clientes que adquirieron la producción. Ahora invita a otras compañías a trabajar con Bioenergy, empresa que está generando empleo y desarrollo, más en un momento tan complejo que atraviesa el país con pandemia, bloqueos y manifestaciones.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *