Hasta el corregimiento de ​​Malagana, en Mahates (Bolívar), han llegado familias desplazadas por la violencia, que hoy carecen de acceso a la salud, a la educación y vivienda digna. Son 98 familias (aproximadamente 340 personas), incluidos migrantes y solicitantes de refugio que luchan diariamente por subsistir.

 

 

“Una vereda de Calamar, salí desplazado de allá porque los grupos subversivos tomaron el predio por ahí y era muy horroroso”, dice Edwin Yepes, que tuvo que salir de su territorio con sus hijos y esposa sin ningún destino final.

 

 

Hoy Edwin, vive en la comunidad 7 de Mayo, del corregimiento Malagana, en Mahates (Bolívar), bajo un techo improvisado que él mismo construyó con lonas, tejas, palos y el amor de su familia.

 

 

“A pesar de que no estamos viviendo como queremos vivir, pero le doy la gloria a Dios que nos tiene aquí en este lugar”, dijo Edwin.

 

 

A sus ​​apuros, dificultades y aprietos con los que salió de Calamar por cuenta del conflicto armado, se se le sumó a su lucha por obtener condiciones dignas de vida, el problema de desalojo, por eso pide a los organismos defensores de derechos humanos, una mayor atención para buscarle una salida a sus problemas.

 

 

“Que nos respeten también los derechos, nuestros derechos, como personas, como humanos que somos”, reveló Edwin.

 

 

En ese sentido, la Defensoría del Pueblo indicó que ha adelantado acciones para que a estas familias no se las desaloje y permanezcan en el lugar en condiciones dignas hasta que se logre una solución definitiva.

 

 

“Aquí hemos podido presenciar y ratificar el compromiso que tenemos como instituciones nacionales de derechos humanos, para elevar nuestra voz en nuestros países, a nuestras naciones”, comentó el Defensor del Pueblo de Colombia, Carlos Camargo.

 

 

Por eso, el Defensor del Pueblo, Carlos Camargo, pidió a la comunidad internacional seguir con los ojos puestos y abonar recursos para lograr conjuntamente salidas a estas situaciones.

 

 

“Hoy los Defensores del Pueblo de Iberoamérica han podido observar de primera mano todos los padecimientos, todas las carencias que tienen nuestras comunidades más vulnerables en el territorio”, resaltó el Defensor del Pueblo de Colombia, Carlos Camargo, durante una visita que hizo a esta población junto con 17 de sus homólogos.

 

 

La Defensoría del Pueblo, reiteró que se debe seguir en busca de soluciones definitivas y de fondo a esta problemática, para proteger a familias como la de Edwin. “Estamos agradecidos a la Defensoría, principalmente, porque han tomado esta iniciativa de ver la necesidad que hay en esta comunidad”.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *