La Representante a la Cámara,  Norma Hurtado Sánchez, lidera este nuevo Proyecto de Ley junto al Senador José David Name, que trata de la actualización de la Ley Antitabaco que impulsó en 2009 la actual Presidenta del Partido de la U, Dilian Francisca Toro.

 

 

Adaptado a “a nueva realidad que vive Colombia y el mundo, el Proyecto de Ley, que está para segundo debate, tiene como título: Cigarrillos Electrónicos, el cual actualiza la Ley 1335 de 2009 y fue presentado el 01 abril de 2020, proponiendo regulaciones a la comercialización, publicidad, empaquetado y etiquetado de vapeadores, sucedáneos y similares, y advirtiendo sobre los riesgos en pacientes con Covid-19.

 

 

Según Hurtado, “el Proyecto de Ley nace a partir de la necesidad de incluir los Sistemas Electrónicos de Administración de Nicotina (SEAN), Sistemas Similares Sin Nicotina (SSSN), Productos de Tabaco Calentado, sucedáneos e imitadores dentro de la Ley de Control de Tabaco que cuenta con 12 años de vigencia”.

 

 

Para el año 2019, las cifras indican que los colombianos en promedio inician el consumo de tabaco a los 12 años; adicionalmente, existen más de 159 mil consumidores de cigarrillos electrónicos y, por ahora, se sabe que las cifras de consumidores se encuentran en su etapa inicial.

 

 

Cabe destacar que en el país se presentan 35.000 muertes anuales por causas ligadas al tabaquismo, lo que genera un gasto en la nación de $17 billones anuales para la atención de pacientes fumadores, expresó Hurtado, quien muestra su preocupación por el creciente aumento del cigarrillo electrónico, unas 300.000 personas, la mayoría jóvenes, en Colombia.

 

 

Por lo tanto, “debemos avanzar en la regulación de estas mismas medidas para los cigarrillos electrónicos, pues se evidencia una transición netamente comercial disfrazada a través de colores, olores y sabores, pero que hacen el mismo daño y abren una brecha hacia las adicciones; además, el consumo de estos productos traen consigo afectaciones a la salud, como lo han validado distintas revistas científicas, entre ellas la New England Journal of Medicine para febrero de 2020”, añade la Representante.

 

 

Los principales efectos adversos que traen sobre la salud son similares o peores a los registrados por el cigarrillo tradicional, por ejemplo:

  • Desarrollo cerebral insuficiente para niños, adolescentes y fetos
  • Neumonía lipoidea causada por el glicerol vegetal utilizada en los cigarrillos electrónicos para hacer visible el humo de vapor.
  • Relación causal entre el consumo de cigarrillos electrónicos, asma y cáncer.
  • Los consumidores pasivos de los aerosoles exhalados por los cigarrillos electrónicos se encuentran expuestos a fuentes de contaminación del aire por partículas finas y ultrafinas, metales pesados, así como nicotina.

 

 

Es necesario saber que los prototipos más comunes de cigarrillo electrónico, son los SEAN y SSSN, los cuáles según Hurtado, “liberan aerosoles que suelen contener aromatizantes, mediante el calentamiento de una solución, que los consumidores inhalan; aclarando que los (SEAN (contienen nicotina, mientras que los (SSSN) no”. Al conocer sobre las nuevas medidas por parte del Ministerio de Salud, Hurtado dijo que “es un gran avance que responde a las solicitudes que venimos realizando desde el año pasado ante el Ministerio de Salud y Protección Social, donde expresé mi preocupación por el alto riesgo que el Covid-19 representa para la población fumadora/vapeadora”.

 

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *