Casi cinco años tuvo que esperar tras la rejas el ciudadano Jhan Carlos Amaya Callejas para que la justicia colombiana se convenciera de su inocencia y le otorgara la libertad, sobreseído de toda imputación penal el pasado 5 de septiembre.

Amaya Callejas fue confundido por la fiscal Liseth Paola N de ser el guerrillero alias Garganta, sobre quien pesa acusación de múltiples delitos como el asesinato de cinco miembros de la Policía en Fortul, rebelión, porte ilegal de armas y hurto agravado, entre otros.

Pese a que la prueba de ADN que le practicaron, su parentesco físico y señales particulares no coincidían con la de alias Garganta o Luis Felipe Ortega Bernal, un cabecilla del “Domingo Laín” del ELN, y se las dieron a conocer a la Fiscal Liseth Paola por parte de Medicina Legal, esta funcionaria se empecinó en mantenerle las acusaciones que lo mantuvieron en la cárcel durante casi un lustro.

“La fiscal también sabía que alias garganta era un individuo diferente a mí y que él delinquía en Guasdualito, pero ella estaba empeñada en que me condenaran así se estuviera cometiendo una gran injusticia”, dijo esta mañana en Noticias 100.3 el señor Amaya Callejas, quien hoy comienza a reponerse de su tiempo perdido en prisión.

El ciudadano liberado, quien comerciaba en el departamento de Arauca en negocios de finca raíz y de 55  años, destacó el papel que jugó el Ministerio Público por mediar por su puesta en libertad y lamentó que los testigos falsos que consiguieron la fiscal y algunos uniformados deshonestos de la fuerza pública a cambio de recompensas hubieran influido en su encarcelamiento.

                                                            

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *