Raimundo Uncaría, Indígena que mató y, posteriormente, desmembró a un oso de anteojos en la Vereda Playas del Bojabá en jurisdicción del Municipio de Saravena fue castigado por la justicia indígena, la pena incluyó mambiar y sorber yopo, asimismo su comunidad se comprometió a salvaguardar esta especie.

 

El caso del oso de anteojos causo controversia en todo el país, además generó un debate acerca de las penas que podría imponerle la justicia ordinaria, debido a que el aborigen no vivía con su comunidad, sino en el predio La Fortuna, propiedad de la Gobernación de Arauca.

 

De igual manera sobre el aborigen, recaían varias denuncias de los habitantes de la vereda Playas del Bojabá con respecto al proceso de cacería constante que efectuaba para luego, presuntamente, comercializar las presas en Saravena.

 

Víctor Chivaraquía, Presidente de la Asociación de Cabildos y Autoridades Tradicionales Indígenas del Departamento de Arauca, acotó a Noticias 100.3 que la cacería es un asunto de supervivencia en los pueblos indígenas, por tanto, no estaba prohibida.

 

Añadió el líder indígena que la cacería del oso de anteojos se dio por una situación de escasez de comida en la zona, que obligó al indígena a salir en busca de comida para poderle dar alimento a nueve miembros de su familia aproximadamente.

 

Por otra parte, Carlos Sandoval, Director territorial de Corporinoquia enfatizó que junto a la Gobernación, se comprometieron a adelantar una serie de socializaciones con las comunidades para sensibilizar a los indígenas y campesinos para evitar la caza de esta especie.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *