«DIOS HA PREPARADO ESTA FIESTA», dijo el obispo Jaime Muñoz Pedroza en su despedida del pueblo araucano, destacó fundamentalmente dos aspectos en su peregrinar por el Departamento: el Oratorio y el santuario de la “Negrita del Piedemonte”, obras que dan testimonio del esfuerzo conjunto iglesia – comunidad y exaltarán perennemente la labor de un obispo que se estrenó en Arauca como la primera autoridad religiosa del Departamento dentro de su nueva investidura.

180825_001

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *