El exministro Rubén Darío Lizarralde no solo se ha impuesto el reto de salvar la planta de Bioenergy, sino todo un plan de desarrollo agroindustrial que implica a la Orinoquia y dentro de ese contexto aparece Arauca como una de las zonas priorizadas.

 

Así lo manifestó en Noticias 100.3 donde explicó que la empresa subsidiaria de Ecopetrol no debe liquidarse, por el contrario, debe mantenerse en funcionamiento para la producción del biocombustible en toda su capacidad.

 

Esta es una empresa agroindustrial que no puede manejarse como se maneja una empresa petrolera, porque las condiciones son distintas. Ahí radicó el primer gran problema del proyecto.

 

La planta procesadora de etanol se encuentra intacta y puede ser perfectamente autosostenible, lo único que necesita son los insumos para operar y la región ofrece en ese sentido grandes posibilidades, acotó el exministro.

 

Esta planta tuvo una demora de cuatro años para su montaje, lo que conllevó al menoscabo de extensos cultivos y por recomponer los tiempos se cortó la zafra de forma apresurada, con pérdida de cerca de 130 mil millones de pesos invertido en la siembra de caña de azúcar. El análisis demuestra que es rentable y marcha en un proceso lento de recuperación.

 

Destacó el dirigente nacional abordado por Noticias 100.3 los potenciales productivos del departamento Arauca en cultivos de caña para el beneficio integral de campesinos y empresarios del sector agrícola.

 

Vaticinó el doctor Lizarralde lo que sobrevendrá a favor de la economía regional comenzando con la generación de empleo y el mejoramiento de la calidad de vida de los araucanos en general.

 

Aclaró el exministro que la masificación del cultivo de caña de ninguna manera va a afectar la producción del pan coger, porque en Arauca existe suficiente tierra y las plantas procesadoras de biocombustible se desarrollarían de manera paralela, dándole competitividad a los cultivos tradicionales.

 

También el profesional del sector agrícola mencionó las miles de posibilidades que habría para la generación de bio-energía que alimentaría el sistema nacional y por lo que representaría para la sustitución de cultivos ilícitos, cambiando el cultivo de coca por caña.

 

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *