El presidente del Barcelona Josep Bartomeu confirmó que Quique Setién ya no es técnico del Barcelona. Para muchos era imposible que el DT español permaneciera tras el vergonzoso final de temporada, pero el asunto del entrenador no es -ni cerca- el único problema del FC Barcelona actual.

 

 

Setién habrá estado ocho meses al frente de la nave azulgrana desde que el 14 de enero se le fichara como relevo de Ernesto Valverde. Entonces no fue ni mucho menos la primera opción de la junta directiva de Josep Maria Bartomeu, quien antes se interesó por nombres como Xavi Hernández (Éric Abidal y Óscar Grau llegaron a viajar a Doha para ficharlo), Ronald Koeman y Mauricio Pochettino.

 

 

Precisamente son los mismos nombres que suenan ahora para sustituirlo, aunque Xavi, quien tiene una gran relación con el precandidato Víctor Font, sigue dejando claro de forma pública que su momento de entrenar al Barcelona aún no ha llegado.

 

 

En su rueda de prensa de presentación como entrenador, Setién dijo que moriría con sus “ideas futbolísticas” y que a los equipos que había dirigido “solo les había garantizado una cosa: que iban a jugar bien”. También quiso dejar claro a los jugadores del primer equipo que habría lugar para los de la cantera si esta se lo ganaba.

 

 

Estas ideas, procedentes de su magnetismo con la filosofía cruyffista y puestas en práctica en el Lugo, el Las Palmas y el Betis, sus anteriores equipos, motivaron a gran parte de una afición cansada del juego plano y acomodado a las peticiones del núcleo duro del vestuario que había caracterizado al Barcelona con Ernesto Valverde.

 

 

En su primer partido, en Liga ante el Granada en el Camp Nou, se vieron cosas diferentes a pesar de ganar tan solo por 1-0. El equipo azulgrana insistió en la idea del juego de posición y llegó a realizar 1.005 pases y a tener una posesión del 82,5%.

 

 

Además, Ansu Fati fue titular y Carles Pérez y Riqui Puig tuvieron minutos en la segunda parte. Pareció un buen punto de partida.

 

 

Pero no tuvo continuidad. La derrota por 2-0 ante el Valencia en el siguiente partido de Liga y la eliminación ante el Athletic Club en la Copa del Rey fueron los primeros avisos de lo que vendría después.

 

 

A partir de ahí, empezó a florecer un malestar en el vestuario, el cual no acababa de ver capacitado a Setién para afrontar los retos de un equipo de primer nivel como el Barcelona. Y el técnico cedió a las demandas de los pesos pesados (las cuales empezaron por el olvido del juego de posición) para no avivar un fuego que, de todas maneras, finalizaría en incendio.

 

 

La derrota ante el Real Madrid por 2-0, el último partido de Liga que disputó el conjunto azulgrana antes del parón por el coronavirus, fue el primer golpe de envergadura para Setién y desató la primera polémica pública entre el vestuario y el cuerpo técnico. A los jugadores no les sentaron nada bien los aspavientos del segundo entrenador, Éder Sarabia, en el banquillo.

 

 

La situación no mejoró precisamente con el retorno de LaLiga, cuando el Barcelona dejó escapar el título con los tropiezos ante Sevilla, Celta y Atlético de Madrid antes de que el Real Madrid celebrará la consecución del campeonato la noche en la que el conjunto azulgrana hizo el ridículo ante el Osasuna en el Camp Nou.

 

 

Setién había cogido al Barcelona como líder de la Liga y la acabó a cinco puntos del campeón.

 

 

A esas alturas, el distanciamiento entre el cuerpo técnico y el vestuario ya era tan grande que Setién y Leo Messi, el capitán, tuvieron una reunión con el objetivo de arreglar las desavenencias para afrontar la Champions League. Entre otras cosas, el vestuario no entendía por qué Sarabia tenía que ser quien les daba las instrucciones en las pausas de refresco de los partidos.

 

 

Pero ya era muy tarde para que Setién y Sarabia encontraran la manera de hacerse respetar por una plantilla llena de estrellas con decenas de títulos en sus vitrinas que rápidamente dejó de creer en ellos.

 

Las únicas buenas noticias del tramo final de la temporada fueron Riqui Puig y Ansu Fati, que dispusieron de una buena cantidad de minutos, espoleados por los pocos efectivos disponibles en la primera plantilla. Pero cuando llegó el momento de la verdad en la Champions el técnico se olvidó de ellos (excepto para darle el marrón a Ansu de disputar los últimos 20 minutos ante el Bayern) y volvió a apostar por las vacas sagradas.

 

 

La aventura de Setién en el Barcelona finaliza con la primera temporada en blanco para el club desde la 2007-2008 y con un balance de 16 triunfos, 4 empates y 5 derrotas. Curiosamente, dirigió este curso los mismos partidos que Valverde, 25, y los datos del extremeño fueron muy parecidos: 16 victorias, 5 empates y 4 derrotas.

 

Fuente: EFE

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *