La directora de Prosperidad Social, Susana Correa Borrero, dijo este jueves que la entidad está modernizando y reforzando los programas de transferencias monetarias que administra para amortiguar los efectos de la crisis social provocada por la pandemia en los hogares más desfavorecidos.
 

“Desde el inicio previmos que esta pandemia del covid-19 tendría fuertes impactos para la vida, la economía en todo el mundo y la calidad de vida de los sujetos a atención de los programas sociales”, dijo Correa. El Gobierno Nacional puso en marcha medidas y programas sin precedentes para contrarrestar sus efectos sobre la población en condición de pobreza y vulnerabilidad. La entidad administra cinco de estos programas, fundamentales para respaldar a los hogares: Familias en Acción, Jóvenes en Acción, Colombia Mayor, Devolución del IVA e Ingreso Solidario.
 

En conjunto, estos programas representaron una inversión superior a 12,3 billones de pesos (12.389.032.337.746 pesos) en giros en 2020, para apoyar a más de 8 millones de hogares beneficiarios: unos 28 millones de colombianos. Contando todos los meses de pandemia, la inversión ya supera los 15 billones de pesos.
 

El Gobierno aprobó una inversión de más de 3,85 billones de pesos en giros extraordinarios para 4,7 millones de beneficiarios de los programas Familias en Acción, Jóvenes en Acción y Colombia Mayor. Implementó la Devolución del IVA, con la que giró más de 366.000 millones de pesos a un millón de beneficiarios en 2020. Este año entrega 912.000 millones de pesos adicionales a 2 millones de beneficiarios que ahora reciben estos recursos de Devolución del IVA.
 

Ingreso Solidario se convirtió en un programa central de transferencias monetarias. Llega a más de 3 millones de hogares. Su inversión acumulada supera los 6 billones de pesos. Este es un programa que el Gobierno espera hacer permanente.
 

Este jueves, el DANE mostró las dimensiones del efecto de la crisis del reciente año en la calidad de vida de los colombianos y el cálculo del efecto mitigador de las ayudas ordinarias y extraordinarias implementadas por el Gobierno Nacional. La pobreza pasó de 35,7% en 2019 a 42,5% en 2020, lo que representa un incremento de 6,8 puntos porcentuales. La pobreza extrema pasó de 9,6% a 15,1%, un incremento de 5,5 puntos porcentuales.

 

Lo cálculos presentados por el director del DANE, Juan Daniel Oviedo, mostraron que sin las ayudas implementadas por el Gobierno para mitigar la crisis, la pobreza sería de 46,1% y la de pobreza extrema de 19,8%. Todas las ayudas institucionales amortiguaron el crecimiento de la pobreza en 3,6 puntos porcentuales (las extraordinarias en 2,2 puntos porcentuales) y el de la pobreza extrema en 4,7 puntos porcentuales (2,6 puntos porcentuales de mitigación gracias a las ayudas extraordinarias).
 

La Directora de Prosperidad Social recordó que diferentes estudios han adelantado desde el año pasado la relevancia de estas medidas extraordinarias, en las que tienen gran peso las transferencias monetarias administradas por la entidad: “Ya teníamos proyecciones de instituciones de política pública que nos daban medida de su importancia: Fedesarrollo, la CEPAL, el PNUD y, por supuesto, el DNP. Las cifras oficiales de hoy lo confirman. Todo esto sin obviar este grave panorama que nos presentan”.
 

Según Correa, aunque el reto es muy grande, hay respuestas que están ya en acción y en discusión. “El proyecto de Ley de Solidaridad Sostenible busca mantener los programas creados en la pandemia y llegar a más hogares con más recursos. Necesitamos mayor incidencia de la política de protección social para retomar la senda de reducción de la pobreza en la que veníamos antes de la pandemia”, agregó.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *