Víctima del Covid-19 que desató una serie de comorbilidades, falleció esta tarde en Bogotá el literato araucano Eduardo Mantilla Trejos; considerado el escritor más completo e integral del Llano colombo-venezolano.

 

Su deceso se produjo en el Hospital Universitario de la Universidad Nacional, a donde fue remitido al sobrevenirle un infarto, días después de contagiarse con el coronavirus. Durante su hospitalización surgieron los problemas renales que finalmente le produjeron la muerte. El maestro había sido desahuciado desde el día anterior, como el cuerpo médico tratante lo informó oportunamente a sus familiares.

 

Prolífico en su producción literaria, pues ha publicado 33 obras de su autoría, entre las que se destacan ‘Lencho Alfaro’, ‘Historia verídica de los tumbatiranos’, ‘Pore, la liberta dura’ y ‘Los hombres de casabe’… Su más reciente fue “Llaneros de Cedro”.

 

Hijo de un aventajado farmaceuta bumangués y de una llanera venezolana, nace en una finca agrícola y ganadera de Paz de Ariporo, Casanare, pero criado en Arauca, en las sabanas de Puerto Rondón; Mantilla Trejos se forjó el alma de llanero recio y como eximio conocedor del entorno llanero, gran intelectual concebido en las mejores bibliotecas, que le dieron acceso a lecturas universales para formarlo en el mundo contemporáneo.

 

El maestro Eduardo Mantilla, defendió a ultranza su tierra y su cultura, que debió abandonar por el conflicto armado y lo obligó a radicarse en Bogotá, de donde venía consecutivamente con cualquier pretexto a Arauca, Villavicencio o Casanare; visitaba al Vichada y toda la Orinoquia y seguía paso a paso la marcha de su Fundación, FundeOrinoquia, otra hija concebida dentro de sus actividades en defensa de la cultura atávica del Llano.

 

La violencia partidista de los años cincuenta les hizo huir hacia Arauca y perder sus tierras en Casanare, historia que relata en “Lencho Alfaro” una novela editada en 1986, con visos autobiográficos.

 

De Arauca, donde pasó su segunda niñez, viajó a Pamplona a terminar sus estudios secundarios con una beca convirtiéndose en Normalista. Fue nombrado maestro de escuela en Bogotá donde paralelamente realiza estudios de español y Literatura en la Universidad Pedagógica y, posteriormente, de Periodismo en la Universidad del Rosario.

 

“El Tesoro Jesuita” publicado en 1996 recopila un trabajo de catorce años de investigación, que se convierte en documento histórico, pero, fundamentalmente como una novela porque no desarrollo el argumento en forma lineal y escueto como tradicionalmente lo hace el historiador sino, creó el personaje, con sus sentimientos, aspiraciones, dolores y léxico de la época.

 

Eduardo Mantilla Trejos lanzó en 2018 su obra “Llaneros de Cedro” durante la Feria del Libro y en esa jornada recibió la orden del congreso en Grado Caballero por su extensa labor literaria.

 

     

 

 

Dedicó su vida a estudiar y comprender la idiosincrasia del llanero, tanto de Colombia como de Venezuela, propendiendo por preservar valores en el tiempo para evitar la despersonalización por los cambios de la modernidad y las tecnologías.

 

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *