Con estupefacción la dirigencia representativa que aglutina a los sindicatos de la Unión Nacional de Protección conoció las decisiones del gobierno, sobre el manejo e implementación de los esquemas de seguridad para algunos de los promotores del paro nacional.

 

Wilson Javier Devia, presidente del Sindicato de la UNP, en declaraciones a noticias 100.3 dijo que actualmente la Unidad tiene en nómina más 1.200 escoltas que fueron capacitados en un lapso que oscila entre uno y tres meses, como parte de los acuerdos concebidos en La Habana conducentes al proceso de paz que se suscribió con las Farc.

 

Devia Pérez confirmó las irregularidades presentadas por parte de algunos protegidos, acotando que el gobierno ha sido laxo, demorando las sanciones por el uso indebido de vehículos, armas y demás aportes oficiales usufructuados por esos esquemas de seguridad. “Aunque nosotros como hombres de protección no intervenimos en las decisiones de la unidad si sugerimos que se deben tomar acciones inmediatas” puntualizó.

 

El ministro del Interior y el director de la Unidad Nacional de Protección deben aplicar a nombre del gobierno un filtro para realizar una depuración efectiva y asignar las medidas de protección con criterio técnico luego de un severo y ponderado estudio de riesgo, que se anticipe a las acciones que estamos lamentado, puntualizó.

 

El dirigente Devia denunció el mal uso de las camionetas de los esquemas asignados a los indígenas del Cauca presentes en el paro, lamentando que no se hayan tomado las medidas para contrarrestar ese comportamiento.

 

De igual manera cuestionó la asignación por parte del director de la UNP de esquemas de seguridad a 5 integrantes del Comité Nacional del paro, con camionetas blindadas, escoltas, pasajes aéreos, peajes y gasolina para sus desplazamientos, sin que el tema fuera analizado por el CERREM, lo que viola el proceso normado para la aprobación, pretextando la discrecionalidad que asiste al jefe de la Unidad.

 

El inconformismo es total entre los escoltas adscritos a los 16 sindicatos de la Unidad de Protección y de las empresas contratistas porque los estigmatiza de manera generalizada, aclarando que los esquemas de la dirigencia indígena están integrados por gente sugerida por estos en el marco del enfoque diferencial que les permite postular a sus propios escoltas.

 

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *