La Fiscalía General de la Nación logró la captura de Miguel Ángel Mejía Álvarez, técnico investigador del CTI en Ocaña, Norte de Santander, quien será escuchado en indagatoria por su presunta participación en dos acciones criminales atribuidas a grupos paramilitares entre 2000 y 2001.

 

Las evidencias recopiladas por un fiscal de la Dirección Especializada contra la Corrupción indicarían que el funcionario habría entregado a exintegrantes de las extintas AUC, datos personales de Jimmy Saravia, un ciudadano que reportó el homicidio de su hermano. Esta persona habría sido ubicada y asesinada por la misma estructura criminal que señaló en su denuncia.

 

Adicionalmente, Mejía Álvarez está vinculado al proceso que se sigue por el secuestro de una comisión del CTI de la Fiscalía, ocurrido el 27 de enero de 2000, en Ocaña (Norte de Santander). Al parecer, el técnico investigador entregó detalles sobre una diligencia que realizarían sus compañeros contra los entonces cabecillas de un grupo paramilitar. Con la información reservada, hombres armados interceptaron a los cuatro funcionarios que iban a realizar el procedimiento, los retuvieron durante cuatro horas y, posteriormente, los dejaron en libertad.

 

Por estos hechos, Miguel Ángel Mejía Álvarez deberá responder por los delitos de secuestro extorsivo, homicidio agravado y concierto para delinquir, de acuerdo con los parámetros fijados por la Ley 600 de 2000 (antiguo Sistema Penal).

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *