Con el fin de proporcionar reposición vegetal y en búsqueda de asegurar la conservación de la región -al tiempo que se promueve su desarrollo-, fue lanzado el proyecto GEF Orinoquia.

 

 

El proyecto tendrá vigencia hasta el 30 de junio de 2023, y logró una partida que llega a los 5.9 millones de dólares, teniendo como socios estratégicos al Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Parques Nacionales Naturales, Corporinoquia, el Banco Mundial como entidad implementadora y WWF Colombia será la entidad ejecutora.

 

 

“El objetivo de GEF Orinoquia es lograr que los humedales y sabanas, así como la conectividad ecológica, sean tenidos en cuenta en los instrumentos de ordenamiento territorial para el uso del suelo, así como contribuir en posicionar las sabanas en diferentes niveles de toma de decisiones, generar insumos técnicos y fortalecer la gobernanza para a su conservación” señaló el director general (e) de Corporinoquia José Armando Suárez Sandoval.

 

 

Entre las actividades, el proyecto incluye inversiones en áreas clave para la biodiversidad y la generación de información sobre la diversidad biológica y los servicios de los ecosistemas de sabana para ampliar y fortalecer el ordenamiento territorial y las áreas protegidas, así como para contribuir al logro de paisajes productivos resilientes y conectados en la región.

 

 

“Como ministro y con nuestro equipo, lo que queremos en este año que queda de Gobierno es dejarle al país proyectos estructurados de alto impacto que puedan seguir andando por muchos años; por eso hoy aplaudo el inicio de este, que sin lugar a dudas nos permitirá seguir trabajando por la meta de restauración y conservación de nuestra biodiversidad. La Orinoquía posee ecosistemas sumamente diversos, y esa riqueza natural es de gran relevancia para el desarrollo no solo de la población local, sino también para todos los sectores productivos y el territorio nacional en general”, apuntó el ministro de Ambiente Carlos Eduardo Correa.

 

 

“Desde hace 20 años, WWF Colombia trabaja con múltiples socios y aliados en esta maravillosa y biodiversa región de la Orinoquía. Es de gran interés para nosotros contribuir a la conservación y al uso sostenible de sus ecosistemas acuáticos, sus sabanas, sus selvas, que nos proveen beneficios de la naturaleza, como la provisión y regulación hídrica, sus reservas de carbono, alimentos, paisajes para nuestro disfrute y la adaptación y mitigación al cambio climático, entre otros”, puntualizó Sandra Valenzuela, directora de WWF Colombia.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *