Integrantes de la comunidad indígena Hitnü, quienes son víctimas de desplazamiento forzado y permanecían asentados en los alrededores del Pozo de las Babas, fueron reubicados de manera temporal en un terreno a las afueras del municipio capital.

 

 

     

 

 

 

La diligencia se adelantó por orden del alcalde de Arauca, Édgar Fernando Tovar Pedraza, a través de la Secretaría de Gobierno, Secretaría de Inclusión Social, oficina de Asuntos Étnicos, contando con el apoyo de la Inspección de Policía y la Policía Nacional.

 

 

Las estructuras que habían sido construidas por parte de los indígenas para vivir en el sitio de manera improvisada, fueron derribadas.

 

 

 

Además, se tiene previsto realizar la reubicación de otras comunidades que al día de hoy permanecen en Bello Horizonte, El Paraíso, Caño Jesús, Villa Esperanza, Mate Venado, entre otros sitios.

 

 

“Estamos cumpliendo como administración en una reubicación temporal, que es importante que la comunidad lo sepa, mientras se adquiere el terreno donde irán estas 105 personas que están dentro del municipio de Arauca en diferentes asentamientos”, detalló la secretaria de Inclusión Social, Fadia López.

 

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *